domingo, 18 de diciembre de 2011

REPORTAJE SOBRE EL X ANIVERSARIO DEL ATENTADO A LAS TORRES GEMELAS

Estados Unidos cumplió el décimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre bajo medidas de seguridad inéditas.

Estados Unidos cumplió el 11 de septiembre bajo medidas de seguridad inéditas y en medio de alerta por una nueva amenaza terrorista contra Washington y Nueva York.
“Dios es nuestro refugio y nuestra fortaleza, una ayuda muy presente en tiempo de aprietos. Por lo tanto no temeremos, aún cuando se agite la Tierra y aunque las montañas sean arrastradas al mar”, proclamó el presidente Barack Obama desde la Zona Cero.

Su mensaje bíblico, leído en una mañana soleada desde el epicentro de la destrucción en el espacio que ocuparon las Torres Gemelas, empezó un día recorriendo Shanksville, Pensilvania, y la sede del Pentágono en la capital estadounidense.
En Nueva York, en una ceremonia desprovista de discursos políticos, salvo breves mensajes, miles de asistentes guardaron un momento de silencio exactamente a las 8:46 de la mañana, cuando el vuelo 11 de American Airlines impactó contra la Torre Norte.
Familiares de las víctimas leyeron, uno a uno, los nombres de las 2794 personas que murieron en el ataque ocurrido hace una década en las Torres Gemelas, incluidos trabajadores, policías, bomberos y visitantes.
A capela, la Banda Juvenil de Brooklyn entonó el himno nacional y la bandera de las barras y las estrellas fueron depositadas en el podio, desde donde el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dio un breve mensaje de recordatorio a los caídos.
Detrás de un cristal blindado, Obama estuvo acompañado de su antecesor George W. Bush, y sus cónyuges fueron testigos de honor del recordatorio.

Entre la multitud, familiares de los fallecidos ondeaban pancartas con fotografías de sus seres queridos. Algunos aprovecharon la mención de los nombres para enviar breves mensajes afectivos. En total fueron seleccionados 338 lectores, cada uno mencionando 18 nombres de víctimas del atentado.
La lectura fue interrumpida a las 9:03 de la mañana, el momento exacto cuando hace 10 años el vuelo 175 de United Airlines colisionó contra la Torre Sur. Enseguida el ex presidente Bush dio un breve mensaje póstumo.
Desde el podio, el hijo de una de las víctimas, el rescatista Peter Negrón, habló en nombre de los hijos de los caídos. Los acordes de una sonata de Bach, interpretada por el violonchelista Yo-Yo Ma, sirvieron de marco al recordatorio de las víctimas.
La conmemoración inició poco después de las 8:00 de la mañana con la llegada de los presidentes Obama y sus acompañantes saludaron afectuosamente a los familiares de los fallecidos y guardaron después un momento de silencio frente al Monumento Conmemorativo del 11-S.

El diseño “Reflejo de la Ausencia” incluye dos estanques compuestos cada uno por dos cascadas, que fueron abiertas al público ese mismo lunes. En la estructura alrededor de las piscinas se encuentran los paneles de bronce con los nombres de las personas que murieron en el atentado.
Obama se dirigió después a Shanksville, Pensilvania, donde al mediodía honró la memoria de las víctimas del vuelo 93 y depositó en una senda una ofrenda de flores blancas, además de reunirse en privado con los familiares de los fallecidos.
La tercera escala de la agenda presidencial incluyó una visita al Pentágono, donde asistió a una ceremonia póstuma, saludó al personal en compañía del nuevo secretario de Defensa Leon Panneta, y depositó una ofrenda floral.
Para completar la jornada, el presidente estadounidense asistió por la noche al 'Concierto de la Esperanza' en el Centro John F. Kennedy, donde pronunció el único discurso de la jornada.
Durante la jornada, el asesor antiterrorista de la Casa Blanca, John Brennan, sostuvo que la amenaza de un nuevo ataque contra Washington y Nueva York es “creíble” y “específica”, por lo que las autoridades trabajan las 24 horas en investigarla.
“Sabemos que es específica relacionada tanto con Washington como con Nueva York tratando de cometer algún tipo de ataque allí. Es creíble en relación con la fuente de la que viene”, dijo al programa televisivo Fox News Sunday.

Brennan, quien dio un informe actualizado de seguridad nacional al presidente Barack Obama aquella mañana del 11 de septiembre, señaló que si bien Al Qaeda ha estado planeando un nuevo ataque mayor contra Estados Unidos, también prepara ataques menores, quizás con autos-bomba.
Tanto Washington como Nueva York fueron escenarios de medidas de seguridad sin precedentes, que incluyen el despliegue de unidades antibombas y de desechos tóxicos, así como retenciones de chequeo en sitios públicos y vehículos.


Realizado por:
Carlos Aguilar Hidalgo
Manuel Loja Ruiz
Enrique Pérez Gutiérrez
Alumnos de 3º A/B

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada